Voy corriendo aunque me caiga

Voy corriendo aunque me caiga
Tenerife. Noviembre 2013

martes, 18 de noviembre de 2014

I MEDIA MARATON DE TENERIFE.-

“Pasaba por allí”

     Mirando los días para una visita a las Islas Afortunadas, decidimos hace más de un mes que el fin de semana pasado era el que mejor cuadraba. Y ya veréis si cuadró.

     El destino quiso que coexistieran en lugar y tiempo el que suscribe y la primera edición de la Maratón de Tenerife. Esta prueba llevaba pareja una media maratón y otra prueba de ocho kilómetros.

     Yo me decidí por la Media Maratón.

     Después de unos días en la isla, el sábado visitamos la discreta feria del corredor. Muchos voluntarios y mucha amabilidad.

     Llegó el domingo. Aparcamos muy lejos de la salida-meta en un sitio habilitado para ello. Muchos corredores y buen ambiente ya desde el parking. Largo y agradable paseo hasta la salida en las que aprovechamos para hacer fotos e ir hidratándome. Hacía calor ya a las nueve de la mañana y mucha humedad. Era conveniente llevar el deposito lleno de agua.

     Despedida de Raquel y me quedo en ese rato previo a la carrera en no sabes que hacer.

     La salida la amenizó un grupo una comparsa carnavelesca a la que se hizo un pasillo de corredores. Fue un detalle que me gustó.

     En esta espera de la salida me surgieron dudas....: desde Oporto ( dos semanas atrás) no me calzaba las zapatillas y los excesos varios y variados de los días previos no eran la mejor noticia. Si a esto le sumamos el calor y la humedad, a lo que no estoy muy acostumbrado, me hizo salir con dudas.

     Alas 9:30 se da la salida a los maratonianos y a los medio maratonianos. Por lo expuesto antes, salí con muchas cautela, a un ritmo sosegado y con mi botella de agua en la mano. En el 2º km paré para mear como suele ser habitual en todas mis carreras.

     El primer tramo discurre por el paseo marítimo  y es bastante llano hasta un giro a la derecha en la que hay alguna rampa dura para llegar al centro de la ciudad. Los kilómetros urbanos me gustaron mucho. Calles anchas para correr, animación muy bulliciosa sobre todo en el paso por la Weyler o por la intersección con Calle Castillo. Iba disfrutando aunque hacía mucho calor.

     Los kilómetros no estaban señalizados de modo fácilmente visible, solo con una marca de spray en el suelo.

     En el kilómetro 15 aprox sorpresa y alegría: estaba Raquel, a quien no esperaba allí.

     Al llegar al Mercado de Nuestra Señora de Africa giro a la izquierda para ir acercándonos al Paseo Marítimo. En esta bajada, la rodilla derecha me avisa que aún no se ha recuperado de Oporto. Es el mismo dolor .
     Poco a poco nos alejamos del centro urbano y nos dirigimos hacia el bonito pueblo pesquero de San Andrés. Se trata de un recorrido conocido por mí ya que he entrenado por allí varias veces. Es un falso llano que va costando. El sol pega fuerte y la rodilla tiene momentos pero cada vez hay más ratos de dolor que de molestia.
    Antes de llegar a San Andrés giramos y desandamos lo andado. Ahora, el terreno es levemente descendente lo que es buena noticia, pero a mi rodilla no la va nada bien.

     Me llamó la atención que muchos corredores al adelantar o ser adelantados te animaban.  Al ponerme  a la altura de un corredor, detrás de quien llevaba un rato me animó. Esto fue en el km 15 o 16  y como íbamos a un ritmo parecido fuimos juntos hasta la meta. El iba al maratón y no hablamos mucho, pero lo suficiente para darle ánimos y enterarme después de que había terminado con éxito su maratón.Enhorabuena

     El último tramo se me hizo largo... el calor, las actividades de los días previos, la humedad, la rodilla...

     Según nos acercábamos a la línea de meta aumentaba la gente y los gritos de ánimo. Muchos voluntarios en esta zona. Meta en algo más de 1:57 y despedida con gritos ánimo para mi compañero en los últimos kilómetro. Todos mis respetos y admiración para los que se embarcaron en la segunda vuelta con el día que estaba.

     Reencuentro con Raquel a quien no vi en la entrada pero ella a mi sí y pudo tomar unas muy buenas fotos.

     Parada breve para refrigerarme y me costó bastante echar a andar nuevamente porque la rodilla quería dar guerra.  Largo paseo con hacia el coche con más hidratación a base de agua e isotónico que llevaba Raquel. Había sudado mucho en esas casi dos horas. Había sudado como pocas veces recuerdo.

     Ducha rápida y a comer a un guachinche: muy rico todo.

CONCLUSIONES DE LA CARRERA.-

- Carrera sin muchas cuestas pero que se hizo dura por el calor.
- Muchos voluntarios entre policías, organización, protección civil etc...
- Avituallamientos  con isotónico, sólido y agua, aunque yo no les usé
- No me gusta que los kilómetros no estén señalizados.
- Tras el paso por la Media Maratón, los maratonianos se quedan muy solos y el recorrido muy desangelado. De camino al coche vimos el paso de algunos corredores que o bien iban solos o en grupos de dos  y muy separados entre ellos. Esta segunda vuelta tuvo que hacerse muy dura.
- Muchos abandonos en la maratón. Acabaron 233 corredores.

CONCLUSIONES PERSONALES.-

- Me ha gustado la carrera aunque al final se me ha hecho larga a pesar del ritmo suave
- La rodilla necesita más descanso
- Muy contento por hacer mi primera media maratón fuera de la península. Es una nueva media maratón que sumar a aquel reto que hace tiempo rondaba mi cabeza de correr una media maratón en cada provincia española. Ultimamente estaba olvidado y casi mejor que siga estándolo
- A partir de ahora estaré unos días sin hacer nada de deporte, salvo la natación. Luego empezaré con algo de bici y a mediados del próximo mes retomar la carrera para hacer alguna carrera navideña y empezar a pensar en París.

Aquí lo contaremos
   

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegra que te gustara correr a pesar de las condiciones climáticas, enhorabuena campeón

Halfon Hernandez dijo...

Cuida esa rodilla, que tienes el objetivo de París y tienes que llegar en buenas conciones.

Anónimo dijo...

chipriiii
un dia te vemos el primero