Voy corriendo aunque me caiga

Voy corriendo aunque me caiga
Tenerife. Noviembre 2013

jueves, 14 de abril de 2016

XXXIII MARATHON DE VIENA

XXXIII MARATHON DE VIENA.-

“A mí que me lo expliquen”

     Esta marathón comenzó a cocinarse en 2012. La idea era inscribirme y reservar el vuelo y el hotel en Reyes de 2013. El destino quiso que ese día yo no estuviera para muchas alegrías. Estaba en la UVI de “La Paz” sin saber que iba a pasar conmigo.
Gracias a Dios, aquello pasó y decidimos que esto nos lo debíamos en un futuro.
Este verano pasado, lo recordamos y decidimos que el día de Reyes de 2016 reservaríamos aquello que no pudimos hacer 3 años antes.

     Tenía 3 meses y la verdad es que el entrenamiento ha sido pobre pero mantenía la ilusión para una nueva edición maraturística.

     El viernes volamos a Viena. Viaje cómodo y rápidamente en tren al hotel. Tras instalarnos salimos a comprar en un supermercado cercano lo de siempre...fruta, agua zumos... Al salir empezaba a llover pero rápidamente tomó tal intensidad que nos calamos...empezamos bien.

     Tras esto, a comer a un italiano que nos recomendaron en la calle que une la Ópera con la Catedral. El sitio era caro pero muy chulo y comimos muy bien.
De allí, en metro a por el dorsal. La feria del corredor era muy sencilla. Allí sacamos los tickets para la pasta party y compre una camiseta, ya que no había ni en la bolsa ni de finisher. Me cuesta entender cómo es posible que se den camisetas en cualquier carrera de 5km y en una marathón con lo que cuesta la inscripción no lo den.
Vuelta al centro y visita a la Catedral que me pareció espectacular. De regreso al hotel, por la noche al fin dejó de llover y nos encontramos con que ya el viernes por la noche cortaron tramos de tranvía por la carrera del domingo. Que previsora es esta gente.

     El sábado amaneció lluvioso, aunque menos que el día anterior. Tocaba turismo. El transbordo del tren nos dejaba cerca del Prater, donde está el estadio en el que dos grandes atléticos Luis Aragonés y Fernando Torres pusieron a nuestra selección en su sitio. De regreso al centro nuevo problema con el transporte: ahora el metro se había estropeado así que nos tocó otra pateada hasta poder cambiar de línea. Aquí coincidimos con el corredor Ernesto y su familia que venían de Barcelona a lo mismo que nosotros.

     Nuevo paseo por la Ópera, Burgtheater, Parlamento, Universidad, Heldelplatz, María-Theresien Platz y el Ayuntamiento. Todo enorme, lujoso y muy ornamentado.
Precisamente en el Ayuntamiento fue la Pasta party. Muy bien; buen ambiente, un salón precioso, música clásica en directo, bailes etc... Sólo dos peros
     El primero: supongo que por la gran afluencia no había posibilidad de sentarse. Nosotros llegamos pronto y nos situamos bien pero comer de pie no acaba de convencerme.
     El segundo: La comida que servían para mí no era suficiente y se me ocurrió decirla a la camarera que me echara un poco más antes de entregarme el plato. Me mató con la mirada y masculló algo airadamente mientras me echó más. Al final comimos bien.

     Descanso un rato en hotel. Allí había un pequeño spa con sala de relajación donde estuve un buen rato. Sólo salí para ir a cenar a otro italiano al centro rodeado de corredores de muchos países.

     Apenas dormí. A las 2 de la mañana ya estaba con los ojos como platos. Oía bufar el viento. Madre mía...la que me espera. Al menos no llovía.
     Por fin llego la hora de empezar con los preparativos. Desayuno con zumo, fruta y barrita energética. Tren y metro lleno de gente con disfraces parecidos al mío y llegamos a la ciudad de la ONU, donde es la salida.

     Hacía frío y aire, lo que da aún mayor sensación de frío. Amenazaba lluvia.
     Buena andada y desandada hasta el final de la avenida para el ropero y al cajón. La sensación de frío disminuyó, al estar rodeado de corredores (de 136 países creo) y abrigado con un jersey que tiraría en carrera cuando ya no necesitase.
     Por los altavoces música clásica para amenizar la espera. Emotivo.

     A las 9 y veinte llego al arco de salida. Lo primero es el paso por el puente sobre el Danubio. Hay que ver que río más ancho. Puro espectáculo y mucho frío en esa zona donde azota más el aire.

     No se corría bien del todo. Demasiada gente. Estábamos más de 40000 personas entre marathón, media y relevos. Pasado el kilómetro uno tengo necesidad imperiosa de parar a soltar líquido. Extrañamente será la única vez en carrera.

     En la rotonda de Praterstern veo a Cristina, que lleva una bandera española a su espalda. Hablo un rato con ella y entramos al Parque Prater, donde se juntan las dos hileras de corredores y aprovecho para dejar el jersey que ya no necesitaba. La leve bajada y el ritmo lento hacen que vaya bastante cómodo.
     Empiezo por el primer avituallamiento y no quiero abandonar la norma de beber en cada oportunidad. Eran vasos de plástico con agua y otros con un pelín de isotónico. Y escribo bien lo de un pelín de isotónico ya que ese brebaje no contenía más de una parte de isotónico por cada tres de agua.

     El km 5 en 28:13.

     Leve repecho para salir del parque en el km 6 y correr por un tramo paralelo al Canal del Danubio hasta el km 9 donde con un leve repecho salvamos el desnivel de un puente para girar y acercarnos al centro de la ciudad.

     El km 10 en 56:02

     Aprovecho para tomar el primer gel. El viento, en algún cruce de calles es realmente molesto. En el km 11 Karlsplatz; la Ópera. Realmente bonito. Vaya edificio. Aquí hay mucha animación y probablemente sea el tramo en el que más disfruté, tanto ahora como en el paso posterior.
     Del 11 al 16 nos vamos separando del centro. En este tramo me alcanza Ernesto. Charlamos un rato entre nosotros y para un vídeo que iba haciendo él. Siguió para adelante. Volví a coincidir con Cristina que iba para la media y también siguió delante.

Pasado el km 16, primer relevo para la Relay Marathón. Un verdadero sindiós. Unos salen, otros entran, otros se abrazan, se besan, se animan, se cruzan. Muy mal.

     Buena bajada hasta el km 20 y zona un poco de apelotonamiento. Seguíamos todos los grupos en carrera y esta zona es más estrecha. En un avituallamiento no cojo agua y desando unos metros para hidratarme. Esto no lo quería perdonar. Por fin nos separamos de la media marathón...mucho mejor.

     El paso por la media no lo vi indicado y eso que iba pendiente. Fue de 1:56. Unos 6 minutos más que en Oporto y en París; mis dos anteriores maratones. Iba bastante cómodo y mantenía la previsión de un poco más de 4 horas. Pero quedaba mucho y las cosas seguramente cambiarían. Y claro que cambiaron: para bien.

     Alguna ráfaga de viento seria no me impide correr con soltura, con kilómetros a 5:10-5:20. En el 22, segundo gel  y en el 26 saludo a mi hermana y me da otro gel para el futuro.
     En el 27 volvemos al Parque Prater con varios tramos de ida y vuelta. Esto no me mola mucho, pero me veo fuerte y hoy no me importa.

     El km 30 en 2:44, mantengo esos 6 minutos más que en París y Oporto, pero la marathón empieza ahora y me veo muy suelto.

     Y me lo empiezo a creer. Faltan 12 km y echando cuentas calculo que aún yendo a 6 minutos el km bajo de las 4 horas. Y de momento no tengo pinta de bajar el ritmo. No veo el muro

     Me cruzo con Ernesto. Va como un km por delante. Le veo muy bien, aunque me dijo después que esa zona se le atragantó un poco. Me tomo el tercer y último gel. Alcanzo a un corredor tinerfeño. “Guachinche marathón" pone en su camiseta. Como molan los guachinches.  Nos damos ánimos.

     No paro de adelantar a gente. En el 36 salimos del Prater con el repecho ya pasado antes. Sigo a 5:30. Las cuentas cada vez salen mejor. En el km 39 está mi hermana que se sorprende al verme tan pronto y tan bien. Le digo que aún a 6 minutos por kilómetro, el tramo que falta, creo que hago MMP, aunque no recordaba bien el dato. Corre un tramo conmigo hasta que aparecen las vallas. Disparan a nuestro paso una pistola de confeti y me baño en ello.

     Schuberring, Kartnering, Opering, Burgring, Universitastring...la misma travesía que iba cambiando de nombre a nuestro paso en los dos últimos km en ligerísima subida Mucha animación. Me vengo arriba. Voy codo con codo con una chica vienesa que me anima. Yo a ella también. Estos 2 últimos kilómetros más la propina salen a 5:20, como la mayor parte de mis entrenamientos.

     La alfombra con un rojo muy intenso, estaba a mis pies. Entro en 3h:51min:42seg. Recojo mi medalla. Hago un recuento de los daños y en general estoy perfecto, salvo una molestia muy leve en la rodilla derecha. He acabado, he acabado fuerte y con MMP. Feliz.

     Charlo un poco con la chica vienesa y me encuentro con Ernesto de camino hacia el guardarropa, saboreando nuestras cervezas. Me cuenta cosas de su marathón de Nueva York. Que envidia. Me gusta oírle.

     Me cambio de ropa en un césped apropiado para el acto y al metro tan contento. Sin molestias. Estoy alucinado.

    Ducha y relax en el spa del hotel hasta la tremenda comida y no menos tremenda degustación cervecera en un sitio típicamente austríaco.

     El viaje acaba con paseos esa misma tarde y el lunes por la mañana y por la tarde a casa. En el aeropuerto coincidimos con Ernesto y familia y también con Cristina. Todos muy contentos y sin secuelas.

Y sí....a mí que me lo expliquen:

     Entrené poco y mal, además en marzo tres semana parado, no hice tiradas largas, tampoco series, hasta el último día estuve con mi cerveza en la mano, fui con algún kilito de más, las panzadas a andar en el previo, el aire en la carrera....
     ...y resulta que entro sobrado en meta, voy toda la carrera sobrado, no tengo ninguna molestia antes ni después, no conozco el muro vienés, hago la segunda media más rápida que la primera y hago MMP.
Lo dicho...a mí que me lo expliquen

CONCLUSIONES DE LA CARRERA.-

- Carrera muy llana. Sólo algún repecho para cruzar algún puente.
- Recorrido muy bonito; sobre todo en la almendra central. La zona del Parque Prater puede llegar a hacerse pesada con tramos de ida y vuelta.
- Animación abundante sobre todo en las zonas céntricas. También cerca del estadio. En el resto muchos acompañantes de corredores.
- Avituallamientos abundantes de agua e isotónico aguado. Vasos de plástico. No hay geles. Si que hay plátanos que dan troceados y con cáscara. La cáscara va al suelo lo que con el agua representa un peligro serio.
- Mucha gente en carrera, hasta la media marathón. Lo de juntar tantas carreras puede tener fines comerciales, publicitarios etc...pero no sé si vamos por el buen camino.
- Feria y bolsa del corredor discreta. Me sabe mal que no hubiera camiseta.

CONCLUSIONES PERSONALES.-

- Sexta Marathón en sexto país en seis años. Consigo acabar muy bien, bajando con cierta holgura de las cuatro horas y haciendo MMP
- Como entendí tras París, creo que mi cuerpo tiene cierta memoria maratoniana ya que mi entrenamiento ha dejado mucho que desear. ¿O quizá no? Igual hay que entrenar así y antes no lo hacía tan bien. Habrá que pensarlo
- La segunda media marathón fue más rápida que la primera.
- No hubo muro y las piernas respondieron muy bien. De fondo perfecto.
- Acabo con mucha fuerza y con la sensación de poder seguir corriendo
- Recuperación muy rápida

En el hotel nos enteramos al conectarnos a 24h del fallecimiento de dos corredores en la Marathón Ojos Negros de Navajas. Se te queda muy mal cuerpo. Descansen en paz.

     Ahora a pensar en el próximo. Espero sea a finales de verano.

     Aquí lo contaremos.

16 comentarios:

Halfon Hernandez dijo...

Como ya te adelanté muchísimas felicidades por esta MMP.

Creo que lo que has estado haciendo es mas adecuado que lo que hacías antes, al menos los tiempos y sobre todo las sensaciones indican algo positivo en este sentido.

Ante una carrera entre llegar pasado de entrenamiento o corto, es casi mejor llegar corto porque al menos vas mas fresco.

Ya nos contarás a donde te conducirán los pasos para la séptima.

Un fuerte abrazo y besos para tu hermana!!!

fosete dijo...

Muchas gracias tocayo.

Tu opinión sobre los entrenamientos es importante, que eres un referente en esto de coorer y uno de los que estaban ahi cuando empecé.

A ver si nos vemos pronto que hace que no coincidimos

Anónimo dijo...

me alegro mucho señor alfonso, a ver que nos traes de viena, y pronto una cena de esas poco calóricas :D

fosete dijo...

Muchas gracias señorito.

Pues ya sabes que tienes una cosita en camino.

La cena en cuanto nos veamos. Será muy pronto

Besos

Anónimo dijo...

Pues una más que se acabó, y se acabó bien...
Como te dicen más arriba a por la séptima

fosete dijo...

Pues si. Acabada y mucho mejor de lo esperado

La intencion es que haya una séptima y muchas mas

Para la séptima ya hay una opcion principal y si no una sustituya

Muchas gracias

Ernesto dijo...

Hola Alfonso.

Soy Ernesto. Gran crónica. Suscribo todo lo que dices en ella.

En breve editaré el vídeo del maratón de Viena 2016 y lo subiré a Youtube. Calculo que saldrán unos 15 minutillos de vídeo. Te avisaré en cuanto lo tenga y te diré en qué minuto salimos ambos charlando en plena carrera (haces referencia a ello en tu crónica.

Un saludo.

fosete dijo...

Ernesto..crack

Muchas gracias.
Estoy deseando ver el video
Nos veremos en alguna mas seguro y mas ahora que estamos en contacto
Un abrazo

Anónimo dijo...

Las cosas no suelen salir como uno imagina, algunas veces son mucho mejor.
Enhorabuena buena campeón.
Habrá que ir organizando la próxima

fosete dijo...

Gracias anónimo.
Pues es verdad. Y es mejor que sea asi. Un poco aventura.
Estamos pensando en la siguiente. A ver si lo decidimos pronto

Un saludo

Anónimo dijo...

Movimiento coordinado de pie derecho e izquierdo. Luego acontece un leve suspiro. No sólo en la Marathon, también en la vida.

fosete dijo...

Joder. Cuanta razón.

El proceso de una marathon tiene muchas similitudes con la vida.

Gracias

Cristina dijo...

Hola compañero,

Soy Cristina, la de la bandera espanola.
Ya pasada mas de una semana desde la carrera de Vienna.
Acabo de encontrarte con esta cronica y me gusto mucho. Encima nombrandome..gracias. A ver si coincidimos en otras. Seguro que si!!

Un saludo

fosete dijo...

Hola Cristina. Me alegro te guste la crónica y la hayas encontrado. Como no te iba a nombrar si te vi varias veces en carrera y en aeropuerto.

Seguro nos veremos en más.

Un saludo

Ernesto dijo...

Saludos otra vez.

Soy Ernesto. Tal y como te dije, te paso el vídeo que grabé durante el maratón de Viena 2016. Salimos un par de veces charlando juntos. Ahí va el enlace:

https://youtu.be/QsujDV0LnB0

Hasta la próxima.

fosete dijo...

Ernesto....

Muchas gracias por el enlace. Me ha encantado recordar esos momentos a lo largo de toda la carrera en especial cuando aparezco contigo.

Nos vemos en otra